Fibromas, tumores silenciosos

Muchas son las enfermedades que se presenta en la mujer en su sistema reproductor, muchas de estas pueden ser silenciosas al es el caso de los fibromas.

Estos son tumores benignos  que se forman y alojan en el útero, siendo muy frecuente en mujeres, no se relacionan con un riesgo mayor de cáncer de útero y casi nunca se transforman en cáncer.  Aunque en la mayoría de las ocasiones estos no presentan síntomas, pueden causar hemorragias, infertilidad y abortos.

En la mayoría de los casos  solo es tratado si este inicia un proceso que afecte a la paciente. Tal como sangrado excesivo o irregular, dolor, compresión de órganos adyacentes como vejiga y recto, sensación de masa pélvica e infertilidad.

Los fibromas

Varían en tamaño desde muy pequeños, imposibles de detectar con la vista, a masas voluminosas que pueden distorsionar y agrandar el útero. Puedes tener uno o varios fibromas. En casos extremos, los tumores benignos múltiples pueden expandir el útero de tal manera que llega a la caja torácica.

¿Como se detectan?

Para detectarlos es posible hacerlo a través de ecografía transvaginal o en su defecto si es un diagnostico difícil a través de una resonancia magnética.

Como lo mencionamos anteriormente en la gran mayoría de los casos no presenta síntomas para ser detectados a simple clínica, en aquellas que lo hace es debido a la ubicación del mismo, la cantidad y el tamaño.

Algunos síntomas que pueden delatar la presencia de los fibromas

  • Sangrado menstrual intenso
  • Períodos menstruales que duran más de una semana
  • Presión o dolor pélvicos
  • Necesidad de orinar con frecuencia
  • Dificultad para orinar
  • Estreñimiento
  • Dolor de espalda o piernas

Clasificación por la ubicación:

tipos de fibromas

Los intramural, son lo que crecen dentro de la pared muscular del utero.

Los submucosos, los que sobresalen de la cavidad uterina

Y los subserosos que son los que se proyectan hacia el exterior del útero.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo que existen para padecer de esta enfermedad está encabezado por el factor herencia;  Si tu madre o una hermana han tenido fibromas, tienes un mayor riesgo.

También debemos incluir el factor raza; las mujeres afroamericanas tienen más probabilidades de tener fibromas que las mujeres de otros grupos raciales. Además, las mujeres afroamericanas que desarrollan fibromas a edad temprana, también tienen más posibilidades de tener más fibromas o fibromas de mayor tamaño.

El entorno puede ser también un factor de riesgo. Comienzo de la menstruación a edad temprana, uso de anticonceptivos, obesidad, deficiencia de vitamina D, tener una dieta rica en carnes rojas y baja en vegetales verdes, frutas y lácteos, tomar alcohol, incluida la cerveza; todos parecen aumentar tu riesgo de desarrollar fibromas.

Ya hemos hablado que los fibromas no son generalmente un hecho de peligro, sin embargo como consecuencia de la pérdida de sangre la anemia esta latente como complicación.

En el caso de los embarazos, esto no es un impedimento que lograr concebir, sin embargo, si el fibroma es submucoso puede provocar infertilidad o perdida del embarazo. Los fibromas también pueden aumentar el riesgo de presentar ciertas complicaciones en el embarazo, como desprendimiento prematuro de la placenta, retraso del crecimiento intrauterino y parto prematuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿En que podemos ayudarle?