Día internacional de la fertilidad: Celebremos el mes

Todos los 4 de Junio celebramos el día internacional de la Fertilidad. Y es por ellos que el mes entero lo festejamos como el ”mes  de la Fertilidad”.

Es un buen momento para recordar que cuando hablamos de fertilidad no hablamos simplemente de una pareja que no puede tener hijo, hablamos de un conjunto de enfermedades que la envuelven y como tal hay que reconocerla.

Según la Organización mundial de la salud (OMS) considera que la  pareja infértil es  aquella que por durante un año manteniendo relaciones sexuales sin protección no logran obtener resultados.

La infertilidad afecta hoy en día, a entre un 15% y un 17% de las parejas en edad reproductiva. Es decir, aproximadamente una de cada seis parejas presenta problemas para tener descendencia de manera natural.

Para la infertilidad no hay exclusiones, es una enfermedad que afecta a tanto hombres como mujeres, no excluye si ya tuviste gestas anteriores, ni raza, ni nacionalidades.

Que debemos saber del proceso de fertilidad

Debemos entender que no es un ciclo que solo se soluciona con relajarse, que existen factores clínicos, psicológicos y hasta inexplicables que afecta directamente a la pareja.

Recordemos que en el caso de la mujer nacen con sus óvulos determinados, que irá perdiendo a lo largo del tiempo desde que comienza la menstruación y hasta la llegada de la menopausia. Mes a mes, un nuevo óvulo madura y, si no es fecundado, se pierde con la menstruación.

Es por ellos que el factor edad influye significativamente en el tema de la fertilidad y el posterga la maternidad puede afectar directamente.

Afortunadamente  contamos con los avances de las ciencia y con un equipo humano especializado que inicia con el ginecólogo con la especialidad en fertilidad y aquí si me permiten quiero hacer énfasis en la “especialidad”, porque debo recordar que aunque el ginecólogo cuenta con las herramientas para tratar o aplicar tratamiento de fertilidad en baja complejidad también es cierto que mas allá su preparación no llega sino cuenta con estos estudios.

Es aquí donde entra en juego, el factor tiempo (por la pérdida del mismo), la desilusión, el desgaste y hasta el cansancio. Así que la recomendación siempre será que al detectar algo que no esté bien con su fertilidad o querer iniciar un plan para planificar la gesta es ir directamente con el especialista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿En que podemos ayudarle?